Disfrutando Teotihuacan magico

In Blog by LILIANA

DISFRUTANDO TEOTIHUACAN MAGICOhttp://MEXICO DESCONOCIDO

Teotihuacán es la zona arqueológica más visitada de México. La civilización teotihuacana permanece envuelta en misterio, pues se conoce relativamente poco acerca de la también llamada

“Ciudad de los dioses”. El conjunto arqueológico invita a estar ahí todo un día, pues además de las edificaciones prehispánicas, hay museos, exhibiciones de bailes tradicionales y varios puestos para “chacharear” sin prisas.

DISFRUTANDO TEOTIHUACAN

Por tercera ocasión, “la ciudad de los dioses” vuelve abrir sus puertas para la proyección de un videomapping sobre la Pirámide del Sol que da cuenta de la historia del que fuera uno de los centros ceremoniales más importantes de su tiempo en el México prehispánico. Se trata de un vistoso recorrido animado sobre sus creencias, religión, relaciones con la naturaleza

Teotihuacán es un lugar mágico que debes visitar y disfrutar

Teotihuacán está de moda. Quizá para algunos por esta búsqueda de regresar a los conocimientos ancestrales, para otros porque resulta cool cargarse de energía positiva […]

 

naturaleza y el cosmos y más. Si aún no lo has disfrutado, ¡no esperes más!

La mejor manera de seguir disfrutando de Teotihuacan, es sobrevolando la zona arqueológica en globo aerostático, es una manera de saber «donde ir» para conocer un poco más del gran historia que tiene nuestro » México Desconocido»

Sin importar la razón, Teotihuacán es un lugar mágico. Su historia se siente mientras uno transita por la Calzada de los Muertos y observa la exactitud y la majestuosidad de ésta civilización que se cuenta entre las más antiguas de Mesoamérica. Su cosmogonía es compleja por lo que te compartimos 5 tips para comprender su grandeza histórica y mítica:

  1. La ciudadela

La llamada “ciudad de los dioses” es denominada Patrimonio Cultural de la Humanidad por ser única en su género y por el concepción urbana con una orientación astronómica, cuyo eje central es la Pirámide del Sol y de ahí su trazo se dividió de norte a sur y de este a poniente.

2. La Pirámide del Sol:

El reto más grande para los visitantes de Teotihuacán es subir de la pirámide del Sol, la tercera más alta del mundo. Después de hacer una larga fila y varias paradas finalmente llegamos a la cima. Desde ahí pudimos apreciar todo el conjunto arquitectónico. Al sentarme sobre la punta más alta de lo que en realidad es la base del templo del Sol, pude disfrutar de la extraordinaria energía que se percibe. Recordé los cientos de personas que se dan cita cada año, el 21 de marzo, por la llegada de la primavera. Se ha documentado que los antiguos teotihuacanos no seguían éstas costumbres. Fue una tradición que surgió en los años 70´s con el movimiento New Age. Quizá la confusión radica en que la pirámide está pensada como un reloj cósmico que muestra la ruta del sol, por ello cuando el astro alcanza una posición completamente cenital, -el día de Tonatiouh, que suele sucede alrededor del 21 de junio-, el sol se oculta exactamente en frente a la pirámide.

3. Pirámide de la Luna:

Después de recuperar el aliento seguimos nuestro camino hacia la Pirámide de la Luna, dedicada a la diosa del agua y de la fertilidad. No está permitido llegar hasta la cima por cuestiones de conservación, sin embargo alcanzamos el punto más alto donde hay acceso, desde ahí admiramos la dualidad cosmogónica del mundo prehispánico: el sol y la luna, el agua y el fuego, la vida y la muerte. Cuanta sabiduría ancestral tan fácil de escribir y tan compleja de asimilar.

4. Maestros del jade y la obsidiana:

Al caminar por la ciudadela y la Plaza del Sol y de la Luna abunda la venta de artesanía en jade y obsidiana, piedras preciosas elegidas por los teotihuacanos para la creación artística y ornamental. Los vendedores ofrecen máscaras, chac-mols, caballeros águila y jaguares, dijes, pulseras y aretes. Hay de todo y para todos los bolsillos, desde figuras hechas con los minerales originales hasta réplicas. Si, también en cuestiones artesanales hay piratería. Por supuesto las piezas más vendidas son las pirámides.

 

5. Gastronomía:

Cuentan los cronistas de la Nueva España que los eran capaces de comerse todo lo que volaba, brincaba, caminaba o se arrastraba y para muestra basta la oferta gastronómica que encontramos en Teotihuacán, desde mixiotes de conejo hasta los típicos escamoles pasando por unos taquitos de caracol. Y si lo que te preocupa es la sede puedes comer modestamente en los locales que están a la salida de la Pirámide del Sol, o en la zona de alimentos, donde también podrás degustar licor de tuna, nopal o xoconostle. Pero si tu presupuesto te lo permite no te pierdas la oportunidad de comer en La Gruta, un emblemático restaurante que te sorprenderá porque literalmente ingresas a una gruta a degustar platillos prehispánicos y disfrutar de un show de danza folclórica.

Ven y disfruta de la experiencia de sobrevolar en globo aerostático Teotihuacan